miércoles, abril 27, 2005

Fanatismo en el espejo

Gracias a la habilidad y gran sagacidad de nuestro presidente la sociedad se está polarizando de manera alarmante. Por un lado tenemos la esquina pobre harta del retraso y miseria, y la esquina (esquinita en realidad) rica que no va a dejar sus privilegios voluntariamente. Ambas partes pueden contribuir a sacar al país de cualquier crisis, sin embargo eso requiere de una visión conjunta. Tragicamente, la forma irresponsable y rastrera en que se ha comportado el gobierno ha puesto en curso de colisión a las dos facciones. Espero que la gente comprenda que el pueblo no es enemigo entre sí. Nuestros enemigos están cobrando un sueldo de nuestros impuestos y a ellos tenemos que pasarles la factura de los problemas que ellos han ocasionado.

Es muy fácil reconocer el fanatismo y la intolerancia en otras personas, pero es muy difícil discernir cuando uno mismo se somete a la prueba antifascista. ¿Derrocar al gobierno es una posición fascista?. ¿Despedir a un empleado inepto es intolerancia?. Yo no conozco la respuesta, pero el gobierno actua como si ellos tuvieran la razón y quisieran evitarle al pueblo el esfuerzo de votar por quien les de su ching*da gana. Si algo ha demostrado la democracia eligiendo a Fox es que cualquier pend*jo puede llegar a presidente y tal vez sea hora de que ese pend*jo sea AMLO.

¡Desafuerenme esta put*s!

No hay comentarios.: