jueves, febrero 09, 2006

La Ley Helms-Burton y la Globalización del Capital

Debido al reciente incidente entre una franquicia norteamericana, algunos diplomáticos cubanos y la "timorata" diplomacia mexicana, volvió a escucharse en los medios la ley Helms-Burton. Esta ley exige, bajo amenaza de sanción, a las empresas estadounidenses abstenerse de hacer negocios con el gobierno de Cuba. Esta ley incluso tiene carácter extraterritorial y es un claro ejemplo de un gobierno imponiendo una agenda política a las empresas de sus ciudadanos.

La presión política y social que ejercen los paises ricos sobre los paises del tercer mundo siempre está a favor de que los gobiernos dejen libres de cualquier atadura social, ambiental y geográfica a sus empresas, para así poder explotar libremente cualquier clase de recurso a manos de quien tenga capital (de preferencia extranjeros ricos). A esto se le denomina comunmente "globalización" o con mayor precisión "capitalismo global".

Los paises ricos cuentan con fuertes leyes que encadenan el capital local a la voluntad de los gobiernos. De esa manera pueden empujar sus agendas, cualesquiera que ellas sean. Al promover constituciones en el tercer mundo que no tengan restricciones para el capital extranjero se aseguran de obtener colonias dóciles que les provean de recursos y dinero, mientras internamente, en el primer mundo, el capital se somete al estado y a todos sus mecanismos de poder.

Si predican que la liberación del capital de cualquier influencia gubernamental es el mejor camino. ¿Porqué no la aplican ellos mismos? ¿Porqué deberíamos de aplicarla nosotros?

No hay comentarios.: