jueves, mayo 11, 2006

Represión y Caminos Libres

Los sucesos en Atenco han demostrado ampliamente el mecanísmo actual y futuro del manejo de la disidencia por parte del estado. Por más que los medios de comunicación con algo de conciencia y los intelectuales regañen al gobierno, este va a continuar violando derechos humanos y va a ignorar brutalmente cualquier clase de reclamo. Estos sucesos han confirmado de la manera más triste que hoy, en México, la única ley que vale es el salvese el que pueda. Ni Derechos Humanos ni nadie van a revisar los casos de abusos y violaciones, ¿qué se supone que podrían hacer? ¿Traer Cascos Azules de la ONU?. Si un policía te da un chingazo o te viola ni Dios Padre te lo va a quitar. Por más que la policía sea la cara del estado enfrentarse a ella no daña en realidad al estado.

Hay que pegarle al que te pega, no ofrecer tu trasero para que lo sigan pateando sus marranos.

No hay comentarios.: